Gira por América

Hidroavión Sunderland
Partí de Gran Bretaña en junio de 1945, a bordo de un hidroavión Sunderland.

Partí de Gran Bretaña en junio de 1945, a bordo de un hidroavión Sunderland, en dirección a los Estados Unidos, y acompañado por Tommy Harris, ya que el MI5 se había propuesto cuidarse de Garbo hasta el final.

Los británicos siempre se portaron maravillosamente conmigo, y al final de la guerra el MI5 me dio 15.000 libras esterlinas como recompensa por mi trabajo. Hicieron las oportunas gestiones para transferir ese dinero a Caracas, a través del Banco de Londres y América del Sur.

Salimos de Southampton, y llegamos a Baltimore después de un vuelo de veinticuatro horas. De allí fuimos a Washington, donde me entrevisté con J. Edgar Hoover, el director del FBI, que quería conocerme personalmente. Nos invitó a Tommy y a mí a su casa, donde cenamos en una sala subterránea. Hoover se interesó mucho por mis actividades como agente doble y me mostró una gran afabilidad, pero en ningún momento me ofreció trabajo.

Tommy Harris y yo fuimos después a Nueva York, donde pasamos varios días. Dejé allí a Tommy mientras yo me dedicaba a visitar Cuba, México y otros países sudamericanos. Buscaba un lugar que fuese seguro y cómodo, exento de extremismos nacionalistas, y cuyo futuro resultase próspero. Quería hallar un país democrático en el que pudiera establecerme con carácter definitivo.

Por último decidí quedarme en Venezuela.