Testimonio de Juan Kreisler

Sentí una gran sorpresa; al principio, incredulidad que dio paso a la alegría mezclada con incertidumbre y orgullo.

Muchas emociones a la vez.

Mi padre estaba vivo. En el mismo momento supimos que nuestro padre era un héroe, que había sobrevivido en Venezuela en completo anonimato.

Teníamos muchas preguntas y él una misteriosa y larga historia que contarnos.

Estábamos deseando encontrarnos con él.